Cine, televisión, licencias y educación en igualdad

Licensing y diferencias de género II

  • 25 de Sep, 2017

Los roles sociales que se muestran en la televisión inciden en la percepción de los más pequeños, por ello es importante que el negocio del licensing actúe con consciencia y ética. 

En la década de los 70, la escritora sueca Astrid Lindgren daba a conocer el personaje de Pippi Långstrump a medio mundo. En 1979, comenzó en nuestro país la emisión periódica de los episodios protagonizados por la niña más rebelde de la televisión y, así, llegaba a las pantallas españolas un personaje que rompía con los estereotipos de género hasta el momento consolidados y difundidos por series y películas.

Entretener en igualdad

En relación a las diferencias de género, éstas deben tratarse con sensibilidad y consciencia cuando se trata de contenidos que van a consumir los más pequeños; pues al igual que pueden enseñarles valores, pueden reforzar estereotipos que no son beneficiosos para su desarrollo social y personal.

En este sentido, María Costa, directora del departamento de Consumidor Infantil y Ocio de AIJU señala que “si queremos una sociedad más igualitaria, que respete y valore a las personas por igual sin importar su sexo, no podemos bombardear a los niños con anuncios y productos que les trasmiten constantemente estereotipos y diferencias de género. Por supuesto, no hay nada malo en que una niña juegue a ser princesa y un niño quiera ser un pirata. Lo malo es que se incida siempre en las mismas diferencias estereotipadas desde diferentes ámbitos (publicidad, modelos familiares, contenidos, juguetes) y que acabe consolidándose la idea de que por ser niñas pueden actuar y hacer unas cosas y, por ser niños, otras totalmente distintas”.

El Test de Bechdel

Por otra parte, de acuerdo con Imma Marín, fundadora y directora de Marinva, el Test de Bechdel podría ser una posible inspiración para los profesionales del negocio del licencing: “se trata de una forma simple pero efectiva de evaluar si el guión de una película, serie de televisión, cómic o cuento infantil evita o agranda la brecha de género”.

En este sentido, basta con hacerse tres preguntas. Si la respuesta de éstas es positiva, el guión del contenido está evitando la brecha de género:

  1. ¿En el guión aparecen al menos 2 personajes femeninos?
  2. ¿Estos personajes hablan entre sí en algún momento?
  3. ¿Dicha conversación trata de algo que no sea referente a un hombre (pareja, padre, hermano, amigo, etc.)?


El Informe Completo puede consultarse en la edición nº 74 de LICENCIAS Actualidad, correspondiente a Julio/Septiembre de 2017.

Si quieres compartir...