El ABC del licensing

Licensing: valor añadido y diferenciación

  • 16 de Oct, 2017

La edición nº 75 de LICENCIAS Actualidad incluirá un Informe Especial sobre la Cadena de Valor del negocio del licensing, centrándose en la función de Agentes y Propietarios.

Al ceder los derechos de una propiedad o marca a un fabricante de productos de consumo, entra en juego el licensing, una potente herramienta de diferenciación que permite al fabricante centrarse en un público objetivo específico y despuntar respecto a su competencia. Sin embargo, ¿Cómo se gestionan los derechos de una propiedad? ¿Quién se encarga de ello? Introducimos al lector en el mundo de las licencias a partir de algunos datos de interés, con el objetivo de ampliar la información en el Informe Especial sobre la Cadena de Valor del Licensing I, que se incluirá en la edición nº 75 de LICENCIAS Actualidad.

  • Walt Disney, el precursor del licensing

    Aunque existen casos anteriores, como el uso del nombre del presidente Roosvelt en el muñeco Teddy Bear en 1913, el negocio del licensing como tal empezó a funcionar con fuerza a partir de los años 30, cuando Walt Disney cedió por primera vez los derechos de sus personajes a fabricantes para que los incorporasen a sus productos. Así, en 1928, el cineasta introdujo a Mickey Mouse en sus producciones y el primer acuerdo de licencias se firmó en Suiza para la creación de pañuelos con la imagen popular del ratón de Disney.
     
  • El valor añadido

    Las propiedades son una herramienta ventajosa para aquellos fabricantes y proveedores de servicios que quieren diferenciarse de su competencia, o bien centrarse en un target objetivo de consumidores, pues la gran mayoría de licencias tienen un público diferenciado, desde el preescolar hasta el adolescente e, incluso, el adulto.
     
  • Funcionamiento

    El licensing se desarrolla alrededor de un contrato entre el propietario (dueño de la licencia) o agente y el licenciatario (arrendatario de los derechos de la propiedad). Dicho contrato o relación ocurre, en muchas ocasiones, gracias a la intervención de un agente, quien actúa como intermediario. En este sentido, todos los actores que participan de dicho contrato tienen una función clara para hacer que una propiedad llegue en forma de artículo al consumidor final.

Dicha información es solo un breve avance de los contenidos que ofreceremos en la próxima edición de LICENCIAS Actualidad, en la que nos centraremos en la función de los Agentes y Propietarios en la cadena de valor del negocio del licensing.

Si quieres compartir...