El poder de persuasión de los más pequeños

Los padres, manipulados por el 'pester power' de sus hijos

  • 04 de Ene, 2018

La publicidad infantil, un packaging atractivo y un marketing efectivo pueden aumentar las dinámicas de consumo de los productos deseados por los más pequeños, como son los juguetes y productos licenciados.

La agencia Warc, especializada en publicidad y marketing, ha elaborado un estudio en Australia llamado '¿Quién es el jefe? Los niños influyen en las decisiones de compra de los hogares', en el que señala la indudable influencia que tiene el comportamiento de los niños en la decisión de compra de sus progenitores y, en especial, la efectividad del 'pester power' en las dinámicas de consumo en el país australiano. Un ejemplo muy trasladable al mercado español, en nuestro caso.

Los niños se han convertido en un factor cada vez más determinante en el consumo y es que, de alguna forma, tienen un gran poder adquisitivo a pesar de su corta edad. Esto de debe a su fuerza de convicción y su creciente influencia en las decisiones de compra de sus padres. Sin embargo, su poderío no tiene nada que ver con argumentos veraces capaces de persuadir la mentalidad de un adulto, sino que utilizan un mecanismo que, en inglés, se conoce como 'pester power' y está muy relacionado con el poder del marketing y la publicidad infantil.

El 'pester power' es la reacción que experimentan los niños de entre 4 y 6 años que, después de ser bombardeados con mensajes de marketing, se sienten atraídos por un producto y lo piden hasta la saciedad. Su intención -y la de las empresas de publicidad- es protagonizar un “espectáculo” que venza la firmeza de los padres y que éstos, agotados de luchar contra la grosería de su hijo, finalmente compren el producto que el pequeño desea.

Productos atractivos a los ojos de los niños
Según el mismo estudio, en líneas generales, los propios niños opinan que su capacidad de influencia es superior cuando se trata de adquisiciones como la electrónica, las telecomunicaciones y las suscripciones de televisión de pago, el entretenimiento, la comida y los víveres, los restaurantes y las vacaciones. Por supuesto, otro de los ámbitos que experiementan un crecimiento por ofrecer productos orientados a esta franja de población es el sector del juguete y del licensing. Así pues, la publicidad infantil, un packaging atractivo y un marketing efectivo pueden aumentar las dinámicas de consumo de estos productos.

Padres más tolerantes y manipulables
Por otro lado, el aumento de la influencia de los niños en el consumo tiene mucho que ver con la creciente tolerancia de los adultos. Así pues, el 91% de los padres australianos que participaron en el estudio de la agencia Warc, aceptan que es importante respetar los pensamientos, sentimientos y opiniones de los niños, lo cual demuestra que los más pequeños tienen más voz que nunca. Asimismo, el 85% de los progenitores afirman que escuchan la decisión de sus hijos antes de tomar una decisión que mínimamente les afecte.

En conclusión, el 'pester power' es un método muy utilizado para las empresas de marketing con el fin de controlar la decisión de compra de los padres a través a sus hijos. Para que sea efectivo, es importante que los productos acaparen la mayor atención posible de los más pequeños -que se convierten en el blanco fácil dentro del supermercado y las tiendas- para que ellos solos desencadenen e influyan en las actividades y tendencias de compra de los adultos.

Si quieres compartir...