El mercado global del comercio electrónico creció un 16,9% en 2017

Tres ámbitos que controlar para tener éxito en la venta online

  • 23 de Abr, 2018

La logística, la tecnología y la gestión comercial son fundamentales para que un ecommerce cumpla con sus objetivos y llegue a ser rentable.

Según estimaciones del Digital Market Outlook, la facturación online rondaba a finales de 2017 los 15.500 millones de euros en España, que pasarán a convertirse en 24.500 millones de euros en el año 2022 (un 58% más). En cuanto a cifras globales, las cifras aún impactan más: del estudio ‘Global Ecommerce Report 2017’, elaborado por Ecommerce Foundation, se desprende que el mercado global del comercio electrónico ha crecido un 16,9% en 2017, alcanzando los 1,85 billones de euros.

En el sector del licensing, el cual ya empieza a adoptar los dispositivos tecnológicos y las plataformas en streaming en su forma de hacer, no puede desperdiciar la oportunidad de aprovechar esta herramienta y vender más allá de los límites geográficos que contempla la tienda física.

Pero no todo es tan facil, "si quieres ser una opción para el consudmidor tendrás que tener bien desarrollado el canal digital”, explica Ignacio Somalo, autor del libro 'El Comercio Electrónico. Una Guía completa para gestionar la venta online', a quien entrevistamos en exclusiva para nuestro medio especializado. Para que nuestro ecommerce sea rentable y, sobre todo, no perdamos ni tiempo ni dinero, debemos tener en cuenta sus tres ejes de actuación:

  • La logística: Teniendo en cuenta que el comercio electrónico no se basa en el autoservicio, es decir, que el cliente no se abastece por él mismo del producto que desea, la venta se realiza a distancia. Esto significa un reto, pues el cliente y el vendedor no coinciden físicamente en el mismo lugar. Así, el terreno de la manipulación, el almacenaje y el transporte es imprescindible lograr tanto la eficacia como la eficiencia. Hay que conseguir que el producto se entregue de manera íntegra en el sitio y en el momento comprometido. Todo esto hay que lograrlo con un coste razonable que permita seguir generando margen comercial.
     
  • La tecnología: En segundo lugar, hay que tener en cuenta la importancia de los sistemas de información dentro del negocio. la actividad comercial se desarrolla en la red, así que desde que el cliente encuentra la tienda en Internet, y pasando por el mismo proceso de compra, las tecnologías de la información siempre están en el centro de la cuestión. Por ello, contar con un buen dominio de estas herramientas se convierte en un hecho crucial. En este apartado podemos encontras dos tipologías de plataformas de ecommerce, según quién sea el propietario. Las on premise son aquellas que pertenecen a la misma empresa, la cual la gestiona y se ocupa de su mantenimiento, pero también existen las on demand, aquellas que pertenecen a terceros y la empresa tan solo para por su servicio de ecommerce.
     
  • La gestión comercial: Tal y como destaca Somalo en su libro, existen dos factores clave en cuanto a la gestión del comercio. La acción de compra en la tienda física, existen imputs sensoriales, sociales, vínculos emocionales, por lo que la tienda emocional juega con ventaja. Por este motivo, hay que saber seleccionar bien el surtido y la oferta comercial de nuestro ecommerce y gestionarlo correctamente a través de estrategias de marketing online. “Un proyecto de ecommerce suele tener un período de arranque largo; habitualmente necesita fuertes inversiones para funcionar, un equipo diverso y completo para empezar a operar y períodos de maduración extensos para conseguir transmitir a los potenciales clientes la propuesta de producto que les ofrecemos”, destaca Somalo.

Si quieres compartir...