Uno de los fenómenos más populares en redes sociales

El unboxing, cada vez más importante para el marketing digital

  • 13 de Abr, 2018

El influenciador, el espectador y las emociones son los tres elementos clave del unboxing, el nuevo fenómeno que puede marcar el marketing digital.

El unboxing, fenómeno en el que una persona se graba mientras abre un paquete para luego colgarlo en la red, no es solo un fenómeno de masas en las redes sociales, sino que también se está convirtiendo en un elemento clave para el marketing digital. Las marcas utilizan el unboxing como un elemento más del marketing y utilizan al cliente –quien abre el paquete- como defensor de la marca ante otros consumidores potenciales. Asimismo, este fenómeno va estrechamente ligado al packaging del producto, donde ahora la experiencia final del consumidor es lo primordial, mientras antes se pensaba en cómo se empaquetaba un producto, ahora se piensa en cómo reaccionará el consumidor cuando abra el paquete.

El unboxing se ha convertido en una herramienta esencial para el marketing y para aumentar el engagement de una marca. Este fenómeno se compone de 3 elementos clave que lo definen:

Influenciador. Es la persona experta en un tema o producto y considerada un líder de opinión online. Normalmente son personas con suficientes seguidores en sus redes sociales como para poderse considerar influencers –mínimo 20.000 seguidores en la red social que utilice habitualmente-. Aun así, más que el número total de seguidores, aquí lo importante es el número de interacciones que consigue, para determinar si realmente sus opiniones son tomadas en cuenta por público.

Espectador. Es la persona que, interesado en un producto concreto, busca acercarse de una forma más natural a éste. Se trata de una persona ya de entrada interesada en la comunicación ‘fans para fans’ y su engagement con la marca aumentará si ésta es capaz de solucionar dudas en los comentarios de los vídeos. El espectador debe tener la sensación que el unboxing fue hecho especialmente para él.

Emociones. Durante el vídeo existe un intercambio de emociones entre el influnciador y el espectador, llegando a generar emoción, anhelo, expectativas, alegrías e, incluso, descontento. El narrador tiene que conectar con el espectador y aunque la teatralidad puede ayudar, no se debe olvidar que la sinceridad es clave en el unboxing.

Si quieres compartir...