Sobre todo entre el público juvenil y adulto

El Fenómeno Fandom en el negocio del licensing

  • 17 de Dic, 2018
  • |Helena Sánchez - LICENCIAS Actualidad

Tengan su origen en personajes de entretenimiento o marcas, las licencias generan una sensación de vinculación emocional con el consumidor, convirtiéndolos a menudo en fans de las mismas.

Cada vez en más ámbitos, las personas apasionadas por algo se denominan en la actualidad “fans”. De este modo, podemos ser fans de una marca, de una película, de una serie, de un personaje en concreto e incluso de un estilo de vida. No obstante, es el mundo del entretenimiento el que genera de forma más recurrente este fenómeno.

¿Qué es el fenómeno Fandom?
La palabra Fandom, derivada de la contracción de fanatic + kingdom (Reino Fan), hace referencia a un conjunto de personas aficionadas a algún pasatiempo, personaje o fenómeno en particular.

Ser fan de algo implica que el individuo sienta que pertenece a un grupo y comparte pasiones y similitudes con el resto de miembros de ese grupo. En el negocio de las licencias, el sentimiento de pertenencia a un todo hace que públicos desde las edades más tempranas hasta la edad adulta se conviertan en fans de una propiedad. En este sentido, la identificación con dicha licencia es un aspecto clave, generando en el consumidor una sensación de conexión que querrá completar pareciéndose cada vez más a aquél personaje o comprando productos de consumo que le hagan sentirse aún más cerca de él.

En este sentido, el Fenómeno Fandom aparece en rangos de edad muy diferentes, aunque el comportamiento de todos ellos sea muy similar. Ser fan de una licencia no es más que un hecho aspiracional, y las aspiraciones existen en todos los grupos de edad. De hecho, este fenómeno de ambición e interés por un “algo” es el que hace que las licencias también tengan su hueco entre el target adulto.

Fans e inversión en producto licenciado

En un estudio realizado por Hasbro, la empresa distingue 4 grados de fans según su inversión en productos vinculados a propiedades o marcas. Así, los llamados super fans, que representan el 15% del total, pueden llegar a gastar 1.500€ al año en figuras de acción y coleccionables. Por su parte, los hardcore fans (30%) invierten unos 1.000 € al año; mientras los grupos más numerosos (core fans y casual fans) tienen un gasto medio de 572 € anuales.

 

Si quieres compartir...