“Prohibido no tocar” es el lema de Toys 'R' Us

Paulo Sousa, consejero delegado de Toys ‘R’ Us en España y Portugal

  • 22 de May, 2019
  • |Carmina Meneses - LICENCIAS Actualidad

La experiencia de las familias en las tiendas, la innovación y la puesta en marcha de iniciativas que sorprendan al consumidor son los pilares fundamentales en los que trabaja el nuevo equipo de Toys ‘R’ Us.  

En verano de 2018 se confirmaba la adquisición de Toys ‘R’ Us en España y Portugal por parte de la sociedad inversora Green Swan, algo que supuso la garantía de la compañía y consiguió salvar más de 1.200 puestos de trabajo. El negocio, totalmente desvinculado de lo sucedido con Toys ‘R’ Us en Estados Unidos, se encuentra ahora en manos del portugués Paulo Sousa.

- ¿Qué es lo más destacado del nuevo proyecto de Toys ‘R’ Us en Iberia?
- Lo más destacado es el cambio radical que vamos a hacer en las tiendas. Ese cambio ya empezó en septiembre del año pasado, cuando abrimos la tienda de Isla Azul en Madrid, algo que rompe la relación con lo que eran las tiendas tradicionales de Toys ‘R’ Us. Además, este año hemos implantado en todas las tiendas la posibilidad de que los niños toquen los juguetes. Ahora nuestro lema es “prohibido no tocar”, algo que antes no era así. Tenemos muchos juguetes fuera de las cajas, para que los niños jueguen y los padres puedan jugar con ellos. Queremos que dentro de Toys ‘R’ Us las familias sean felices, y ese cambio va a evolucionar más todavía.

- El público Kidult es un segmento que está creciendo mucho. ¿Qué nos puede decir sobre él? ¿Qué acciones han puesto en marcha en ese sentido?
- Pensábamos que sería muy arriesgado poner en marcha una zona centrada en este público, porque creíamos que el esfuerzo de comunicación que teníamos que hacer sería muy grande. Pero nos dimos cuenta que este cliente ya está dentro de las tiendas, son los padres de los niños.
Tomamos la decisión de crear la Friki Zone, una zona exclusivamente pensada para quienes se conocen como Kidults. Lo probamos en la tienda de Isla Azul, cuando la inauguramos en septiembre, y a mediados de octubre decidimos implantarlo en todas las tiendas. En un mes decidimos apostar por ello, y el resultado fue tan bueno -en parte gracias al boca oreja- que en noviembre ya estaba en 60 puntos de venta. Esta rapidez hubiese sido imposible de alcanzar con el anterior Toys ‘R’ Us.

- ¿Cómo valora la situación del sector juguetero en España?
- En primer lugar, el año 2018 fue de los peores -sino el peor- para el mercado del juguete, y eso tiene mucho que ver con lo que ocurrió en Estados Unidos, ya que afectó mucho a los proveedores de todo el mundo. A raíz de todo lo que pasó, la industria frenó el desarrollo de producto y sus inversiones publicitarias, y por eso el año pasado fue un año muy difícil. En cuanto a este 2019, espero que sea muchísimo mejor, no solamente porque ese efecto ya pasó, sino también porque tenemos un año lleno de buenas licencias de cine y los fabricantes españoles, con los que tenemos una muy buena relación, van a acompañar este desarrollo del mercado.

- Entonces, ¿sus expectativas para el negocio de licensing también son positivas?
- Mucho. He estado en Alicante visitando a proveedores, además de en Núremberg y en Hong Kong, y en todos esos escenarios se confirma que hay muchas novedades y que todo el mundo espera que este año sea mejor que el año pasado.

La entrevista completa se encuentra en la edición nº 81 de LICENCIAS Actualidad Abril/Junio.




 

Si quieres compartir...